Los científicos como fenómenos de masas

En los últimos treinta años la divulgación de la ciencia ha experimentado adelantos muy significativos. Programas de televisión, libros, series documentales han hecho todo el posible para acercarnos de la manera más amena posible la ciencia en sentido ancho y en cada acepción. Fruto de la necesidad de tener una herramienta para poder explicar algunos de estos conocimientos principales a sus propias hijas, Ignasi Llorente acaba de publicar La historia de la ciencia como nunca te la han explicado (Ángulo Editorial), que recoge algunos momentos excepcionales, mentes prodigiosas y grandes descubrimientos de la historia de la humanidad en forma de relatos breves. ‘A menudo pasa que los padres no tenemos las herramientas necesarias para explicar la ciencia en casa y dejamos esta responsabilidad en la escuela. había una necesidad de crear un libro para adultos y jóvenes también que intentara explicar esta ciencia.

Por ejemplo, por qué es tan importante el teorema de Pitágoras, que no descubrió él y no cualquiera de los otros doscientos teoremas? Quería explicar la ciencia para gente curiosa y de una manera planera más que no entrar en detalle del hecho concreto. Creo que se les tiene que explicar también en el contexto y en su importancia

Personajes importantes en el mundo de la ciencia

Así las cosas, por el libro desfilan personajes como Tales de Mileto, Anaximandre, Pitágoras, Arquímedes, Gutenberg, Galileo, Hooke, Newton, Laplace, Darwin, Einstein o Heisenberg, entre más, tratados con un punto de vista literario e innovador. ‘A mí me hacía respete hacer este libro y tenía necesitado de hacerlo diferente, pensando qué podía aportar yo que no se hubiera dicho ya. Opté para aplicar una visión particular, que es como yo creo que se tiene que explicar la ciencia a los niños y como yo creo que se tiene que explicar a mis hijas. Para conseguirlo, el formato que se tenía que aplicar era lo de la ficción, el de las patrañas y cuentos. Todas estas historias están basadas en una gran cantidad de documentación recopilada durante mucho tiempo, y aquello que quería es que todas las cosas sean posibles, pero hay conversas que no puedo afirmar que se produjeran, añado un punto de ficción que contribuye a fortalecer el punto de vista y a hacer la historia más amena y entretenida’.

La aportación del factor humano en la reconstrucción de la vida de los científicos es uno de los valores añadidos del libro, que quiere desmontar los mitos alrededor de la historia de la ciencia. Entre estos factores humanos, Llorente destaca la duda, uno de los grandes motores de los adelantos científicos. ‘La curiosidad y la duda son innatas al ser humano, todos los niños son curiosos y todos los niños dudan y cada vez se los intenta castrar más este sentimiento. Hay escuelas que no reconocen que no saber una cosa es una oportunidad para aprender una cosa nueva y que reconocer las limitaciones y la ignorancia no tendría que ser negativo. La peor cosa que puede pasar es la falsa apología de la duda. La duda nos hace más falta que nunca como antídoto contra la posverdad’.

Buenos tiempos para la ciencia

En estos momentos, la divulgación de la ciencia pasa por un buen momento, un proceso que quizás inició Carl Sagan abriendo una vía para masas que llega a todo el mundo. La televisión de los últimos tiempos también ha querido mostrar que la ciencia no es nada aburrida ‘y ahora aquello que faltaba era incorporar un elemento nuevo, el componente emotivo. La ciencia también tiene que ser emocionante y yo creo que en los relatos del libro hemos puesto en valor este granito de arena, que hace que sea emocionante. Los que hagamos historia hablamos de nosotros mismos’.

Otro de los mitos asociados a la ciencia es la severidad de muchos profesores que hemos sufrido a lo largo del tiempos asociados a estas materias. ‘Esto siempre ha sido un error y se tiene que enseñar la ciencia de otro modo. A mi manera, entender el camino para llegar a un descubrimiento es pensar cosas que eran una locura. Por ejemplo, el gran mérito de Einstein es pensar que la gravedad no existe y que Newton estaba equivocado, que había hechos que no se podían explicar con la teoría de la gravedad, cuestionarse las cosas es el primer elemento importante de la ciencia. Los errores permiten avanzar. Por ejemplo, a la teoría de la gravedad, tenemos que añadir la teoría del caos y el principio de incertidumbre, que aplicado a manso de una criatura quiere decir que un vaso puede desplazarse en todas direcciones e incluso salvarse de la quebradiza’.

Sobre esto, Llorente asegura que Einstein es el primer científico en convertirse en un fenómeno de masas, populariza el premio Nobel y entra en todas las casas. ‘Es un icono que sustituye los héroes. Con Stephen Hawking pasó esto mismo’