España, Arabia Saudí y la venta de armas

Amnistía Internacional, FundiPau, Greenpeace y Oxfam Intermón exigen al estado español que pare la venta de armas en Arabia Saudí y no promueva la firma de un nuevo contrato de la empresa española Navantia para construir cinco corbetas para la armada saudí. Coincidiendo con la visita del príncipe heredero del país árabe, Mohamed Bin Salman, en Madrid -donde se reunirá tanto con el rey Felipe VI como con el presidente del gobierno español Mariano Rajoy- las ONGs han lanzado este jueves la campaña ‘Armas Bajo Control’.

Se oponen a la firma del contrato de la empresa española Navantia porque ven un ‘riesgo sustancial’ de que los barcos se utilicen para hacer ataques militares contra la población civil en Yemen. Más allá de este posible contrato, el objetivo de la iniciativa es también que el estado español se sume a países como Alemania, Noruega o Bélgica y deje de exportar armas a la coalición saudí. Las organizaciones afirman que las ventas son ‘ilegales’ según la legislación española e internacional y denuncian el ‘riesgo de complicidad’ en la comisión de crímenes de derecho internacional en Yemen.

Una petición de las ONGs

Las ONGs reclaman que en caso de firmarse el contrato con Navantia no se autorice la exportación de las corbetas, la construcción de las cuales calculan que duraría como mínimo dos años. Basan su reclamación en el hecho que el Tratado sobre Comercio de Armas, ratificado por el estado español el 2014, prohíbe la venta de armas si, en el momento de autorizar la operación, el estado español tiene conocimiento que las armas ‘se podrían utilizar para cometer genocidio, crímenes de lesa humanidad, infracciones graves de los Convenios de Ginebra u otros crímenes de guerra’.

En este sentido, advierten, los barcos podrían utilizarse para hacer ataques indiscriminados o mantener el bloqueo aéreo y naval impuesto en el Yemen por la coalición saudí. ‘Este bloqueo ha limitado gravemente el flujo de alimentos, combustible y medicamentos, lo cual viola el derecho internacional humanitario y ha empeorado la catástrofe humanitaria en el Yemen’, lamentan.

Jordi Armadans, director de FundiPau, asegura que son ‘conscientes’ del apoyo de autoridades al contrato con Navantia. ‘Los pedimos a todas ellas y a los grupos parlamentarios que lleven a cabo iniciativas porque el gobierno no autorice la exportación de las corbetas y pare la venta ilegal de armas a la coalición saudí’, añade. Según datos facilitados por las organizaciones, el estado español ha exportado armas por un valor de 728,5 millones de euros entre 2015 y  junio del 2017.

Según la ONU, hasta finales de enero del 2018, en el conflicto del Yemen han muerto casi 6.000 civiles, más de 50.000 han resultado heridos y hay tres millones de personas desplazadas internas. Por otro lado, más de 22 millones de personas necesitan ayuda humanitaria para cubrir sus necesidades básicas.